Freaky. Un Sangriento Slasher en una Divertida Comedia.

En Happy Death Day el director, Christopher Landon, reimaginó El Día de la Marmota y entregó un efectivo y divertido slasher que sabía reírse mientras sus personajes, coloridos y divertidos, eran asesinados una y otra vez. Con Freaky, Landon lo hace nuevamente, pero ahora toma la comedia de intercambio de cuerpos a la Freaky Friday, Viceversa, 18 Again, 13 Going 30, The Swap, con el asesino serial imparable y seminmortal a la Jason, Michael, Freddy, Ghostface, Leatherface, Candyman, y entrega un violento y sangriento slasher en donde un asesino serial muta al cuerpo de una tímida adolescente, y viceversa.

Kathryn Newton, como siempre genial, es Millie, una adolescente huérfana de padre y con una sobreprotectora madre con más de un problema de alcohol y seria necesidad de una larga terapia. Millie al menos tiene a su hermana mayor, Charlene (Dana Drori), que trabaja en la oficina el sheriff del pueblo y que funciona como el único soporte en el hogar.

En el colegio las cosas no van mejor para Millie. Además de sufrir de bullying por parte de un grupo de estudiantes, es incapaz de hablarle al chico que ama en silencio y debe sufrir el constante acoso y abuso de poder de uno de sus profesores, el sr. Bernardi (el clásico Alan Ruck). Al menos tiene dos buenos amigos, Nyla y Josh (Celeste O´Connor y Misha Osherovich) que la ayudan a llevar adelante su atribulada existencia.

Corte al asesino, Vince Vaughn como The Butcher, un frío psicópata que anda en la búsqueda de La Dula, una antigua daga con poderes ancestrales, la cual consigue luego de hacer papilla a un grupo de calientes jóvenes. Demás está decir que el cambio de cuerpos se produce, haciendo que la minúscula Milie habite el cuerpo del gigante Butcher (recordemos que Vaugh mide 1.96) y Butcher vea su cuerpo reducido al de una debilucha adolescente; eso sí, pronto descubre que para subyugar a sus víctimas no necesita de fuerza bruta.

En la mezcla de comedia de terror, Landon hace un mix perfecto, el cual destila de manera escandalosa amor y nostalgia por esas películas producidas en serie y que lograron crear un par de subgéneros que, hasta el día de hoy, resisten y resultan. Los protagónicos de Newton y Vaughn están perfectos para la ocasión, Newton transformándose en una adolescente segura, sexy y decidida, que aprovechará de hacer inadvertida justicia al cargarse a buena parte de los abusadores de Millie, y Vaughn utilizando toda su altura y brutalidad en manos de una adolescente que comienza a conocerse. Y ojo, a pesar de que en esta área la caricatura burda y gruesa puede ser la carta fácil, ambos están contenidos y perfectamente moldeados. Los secundarios, en especial Nyla y Josh, están cariñosamente construidos para la situación, resultando divertidos, cálidos y, por qué no, encantadores.

Landon crea en Freaky un nuevo tributo a ese cine que lo vio nacer y lo acompañó en su juventud. Lo mejor de todo, es que es el mismo cine que me acompañó en mi juventud. Eso sí, todo mejor escrito, actuado y dirigido que esas películas que homenajea y, a la vez, con más arrojo y seguridad. Ojo con la notable escena entre Butcher y Booker, el enamorado de Millie. Extraña, íntima e incómoda, un momento que bien refleja el resultado total de esta freaky película llamada Freaky.  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s