WolfWalkers. Magia y Folklor En La Mejor Animación del Año.

El año es 1650 y estamos en los bosques irlandeses de Kilkenny. En medio del lugar se levanta una ciudad amurallada gobernada por Lord Protector (voz de Simon McBurney), quien ha jurado “domar” a los lobos que pueblan los bosques y son el terror de los habitantes del lugar. El hombre a cargo de esta pacificación, es el experto cazador, Bill Goodfellow (Sean Bean), un hombre viudo y de pocas palabras que no se muestra del todo de acuerdo con exterminar a las bestias del bosque, en especial porque sabe que son ellos los que siempre han vivido en el lugar. Pero frente a Lord Protector toda resistencia es fútil. O estás con él o en contra de él y Bill sabe que contradiciendo las órdenes no solo pone en peligro su vida, también la de su joven hija, Robyn (Honor Kneafsey).

Wolfwalkers es producida por los estudios irlandeses Cartoon Saloon, dos veces nominados a los Oscar por sus trabajos. La primera vez en 2010 por The Secrets of Kells y luego en 2015 por Song of the Sea. Ambas cintas codirigidas por Tomm Moore, quien ahora hace equipo con Ross Stewart y entregan un impecable y fascinante relato repleto de magia, la cual llega cuando Robyn conoce a Mebh, una niña que vive en el bosque juntos a los lobos. Ella es lo que las leyendas llaman una Wolfwalker, míticas criaturas que aparecen en su forma humana durante la vigilia, pero que se transforman en lobos cuando duermen. Estos seres han traído el equilibrio entre la naturaleza y la civilización, pero este equilibrio se está rompiendo debido a las acciones del malvado Lord Protector.

No hay que escarbar demasiado en libros de historia (en Wikipedia, la verdad) para encontrar los paralelos entre la historia de Irlanda y la que aquí se relata. La llamada pacificación fue llevada a cabo por Oliver Cromwell, el Lord Protector real, que buscó “domar” a la población irlandesa durante la primera mitad del siglo 17. Wolfwalkers toma este marco y lo llena de folklor local, utilizando la animación en 2D de manera inteligente, a ratos con pantallas divididas como si se tratara de un tríptico y cambiando las perspectivas utilizadas en el plano.

El contraste entre los mundos también es llamativo, donde la ciudad amurallada se presenta más como una prisión estática en sus rígidos pensamientos y puritanismos, en contraste con el bosque, que resulta ser un territorio libre, repleto de misterios y lugares para descubrir. Tanto Robyn como Mebh son dos heroínas poderosas quien, en el camino, descubrirán que la magia puede ser contagiosa y maravillosa.

Wolfwalkers puede parecer una película simple, pero gracias a su nivel artístico y a la dedicación entregada en cada plano, aparece el toque filosofal y único que la hace especial y adorable. Sin duda, la mejor película de animación del año.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s