Run. Rehenes en el Hogar Y Madres Sobreprotectoras.

Chloe es una adolescente que ha pasado toda su vida en silla de ruedas. Bajo el atento cuidado de su protectora madre, Diane, Chloe ha sido educada en casa y su contacto con el exterior se ha visto con una reducción cercana a cero. Y es que su madre, interpretada con la agilidad y seguridad a la que Sarah Paulson nos tiene acostumbrados, no quiere que nada le pase a su pequeña, en especial ahora que comienza el período de postulaciones a la universidad. Pero las cartas de aceptación o rechazo no llegan y la joven Chloe solo se deprime. La vida sigue y ella, con determinación devota, continua con su rutina diaria y sus problemas diarios producto de su condición. Lentamente Chloe comenzará a sentir que Diane no actúa de la manera que debería y que sus cuidados de madre preocupada pasan a ser muy parecidos a los de un guardia de prisión.

El director, Aneesh Chaganty saltó a la fama con Searching, un thriller que se desarrollaba exclusivamente en la pantalla de un computador. A pesar de lo poco convencional de su acercamiento, la historia corría con prontitud, haciéndonos olvidar su forma y concentrándonos en el fondo. Con su nueva película, Run, su método es más convencional, pero no por eso menos efectivo. Chloe es interpretada por Kiera Allen, en su debut en el cine y quien, como su personaje, utiliza una silla de ruedas para desplazarse. Como una adolescente, privada de teléfono y de una conexión a internet decente, Kiera comienza a preguntarse e investigar dentro de sus posibilidades. ¿Es su madre tan buena y devota como parece serlo ¿Cuánto de verdad y mentira hay en su condición? Lo que comienza como una historia normal de madre e hija, pasa a ser una situación de rehenes dentro del hogar, que luego estalla en total locura y muerte. Es cierto que una descripción así recuerda al clásico ¿Qué pasó con Baby Jean?, y algo – quizás mucho – de esa historia tiene además mezcla de síndrome de Munchausen con Misery y Horas Desesperadas, independiente a esto, se las arregla para utilizar sus influencias y crear una historia con personalidad propia.

Con guión escrito por el mismo Chaganty en colaboración con Sev Ohanian, la historia no presenta muchas sorpresas o una aproximación novedosa a la situación de rehenes, pero sí entrega 90 minutos precisos, apretados y rápidos, de una historia de enfrentamientos, huidas y descubrimientos. No pasará a ninguna lista como lo mejor del año, pero no defrauda a pesar de su – a ratos – obviedad y lugares comunes, pero coronada con dos excelentes protagonistas y un director que sí sabe lo que hace.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s