Rebecca. Innecesaria, Inerte y Aburrida Versión de un Clásico.

Supongo que algún ejecutivo un día dijo: “¡Hey! ¿por qué no hacemos un remake de esa antigua película de Hitchcock, esa que estaba basada en la novela que partía con “Anoche soñé que volvía a Manderley”. Eso sí, hagámosla más fácil y digerible. Donde antes había Blanco y Negro ahora habrá una suerte de Technicolor casposo y de postproducción televisiva. Olvidémonos del misterio y suspenso, en especial de esa manía del director inglés en hacer que todo avance tan lento y que todos se tomen su tiempo para pensar: rapidez es lo que quiero. ¡Por cierto! ¿Diferencia de edad de los personajes? ¿Esa estupidez que Maxim le doblaba la edad a su nueva esposa? Tonterías, y si encontramos actores que parezcan hermanos, ¡tanto mejor! ¡Por supuesto que todo afectará el sentido de la historia! Estamos haciendo una NUEVA versión. Una NUEVA mirada. Acepto que tendremos dificultades para encontrar a algún incauto que quiera financiar y distribuir semejante pecado, pero ya saltará alguien con suficiente dinero.

La nueva versión de Rebecca está dirigida por el inglés Ben Weathley. Salido del independiente inglés (¿existe algo así?), comenzó con películas pequeñas pero efectivas. Down Terrace, Kill List, Sightseers son solo algunos ejemplos de su cine, de su sentido del humor y de la visión negra que tiene de la familia. A medida que los presupuestos han ido aumentado, así como su alcance a actores clase A, su cine se ha visto afectado e interferido. Tanto Free Fire como High Rise resultaban en experimentos extraños e impersonales, no por eso fallidos o derechamente malos. Pero una primera vez para todo es condición de vida y Weathley entrega su peor cinta a la fecha.

¿Y por qué partí con la trascripción de lo que dijo ese ejecutivo en mi imaginación? Porque quiero creer que para Weathely este proyecto no es más que un encargo, tan impersonal como el matrimonio de Maxim De Winter (Armie Hammer) con la Nueva Señora De Winter (Lily James). Es una pena, porque ya sabemos que hay material para una gran historia en este relato de celos y fantasmas del pasado que se niegan a marcharse. Pero calidez, drama, misterio y suspenso brillan por su ausencia. Lily James hace lo que puede al llevarse en los hombros el peso de esta mujer que ve su vida cambiar en 180 grados, y que acaba viviendo una de sus peores pesadillas, en esa inmensa y fría mansión de Manderley (al menos yo siempre me la imagino fría, pero en esta versión parece cálida primavera en cada una de las habitaciones). La mansión está dirigida por el ama de llaves más desagradable y malvada que se pueda imaginar, la Sra. Danvers, una Kristin Scott Thomas maravillosa, y la única que está en el tono necesario para esta película, pero poco es lo que puede hacer cuando el proyecto se desbarranca por tantos lados.

Que extraña y desorientada adaptación termina siendo esta Rebecca. Sé que las comparaciones son desagradables, pero olvidemos la película de 1940 y revisemos solo los acontecimientos de la novela. En esta adaptación todo punto clave e inflexión se sigue casi al dedillo. En ese sentido, esta Rebecca termina siendo un compendio de la novela, con cada giro, punto clave, sorpresa y revelación. Aún así, nada en esta narración se eleva un palmo del suelo y es que nunca se detiene o toma un momento para pensar y digerir los acontecimientos. Esta es una historia que hay que dejar macerar, permitiendo que los silencios y las instancias de soledad e introspección, tomen su justo camino y desarrollo. De qué otra forma vamos a comprender lo que pasa. De qué otra forma nos vamos a comprometer, si solo nos entregan bellas imágenes que desfilan una detrás de otra, con una música sempiterna que solo queremos desconectar. A ratos todo esto es un desfile de modas mezclada con guía turística con varios filtros de Instagram, por donde pululan jóvenes vestidos impecables y que juegan al amor y al sufrimiento. Un desperdicio de tiempo y talento.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s