Kajillionaire. Empática y Profunda Mirada a la Peor Familia Del Mundo.

Kajillionaire viene a ser el tercer largometraje de la directora norteamericana, Miranda July. Su primera película la realizó el año 2005 y se titulaba Me, You and Everyone We Know, seis años más tarde estrenaría The Future. Sin ser la más prolífera realizadora, sí ha logrado algo que muchos sueñan durante toda su carrera: crear un universo propio y particular, un mundo casi con sus propias leyes y lógica, pero PARA NADA alejado de nuestro mundo real.

Estamos en Los Ángeles, California. El matrimonio de Robert y Theresa (Richard Jenkins y Debra Winger) hace su vida en base a pequeños robos, estafas y a todo cuanto puedan manotear y echar al bolsillo. Ambos son sociópatas descarados e imparables, sumergidos en una adicción al robo y engaño. Junto a ellos – más bien un paso atrás de ellos y siempre sola – los acompaña su hija de 26 años, Old Dolio (Evan Rachel Wood). Su misión principal asignada es la de evitar toda cámara de seguridad en la oficina de correos y robar lo que pueda en la sección de casillas postales. De una u otra manera el equipo sale adelante, siempre en condiciones paupérrimas y cero vergüenza de lo que deben/pueden/quieren hacer para sobrevivir. Su hogar son pringosas oficinas abandonas, que de sus murallas chorrea espuma rosada que se filtra de la fábrica de junto, y no importa cuan bajo sea el arriendo del lugar, siempre están meses atrasados.

Aunque todo comienza como una comedia llena de excentricidades y comportamientos extravagantes, pronto todo comienza a profundizar y a dejar salir a la luz las personalidades y problemas de cada uno, en especial los de Old Dolio quien después de ver algunos videos de bebés recién nacidos, comienza a entender que algo extraño ocurre con sus padres.

Como si se tratara de Interiores de Woody Allen, un agente externo irrumpe en el micro universo de esta familia, haciendo que las dinámicas cambien de manera irreversible. El agente irruptor es Melanie (Gina Rodríguez) una arrojada joven que ve en las estafas de estos excéntricos, una buena oportunidad para sacar alguna ganancia. Los padres en tanto, ven en Melanie un gran potencial, en especial porque tiene buenos contactos y no es una inadaptada con cero habilidades sociales como lo es su hija.

Por supuesto y como siempre es el caso, los responsables directos de cómo es Old Dolio son sus padres, la chica no conoce a nadie y es incapaz de dejar que nadie se le acerque porque ellos la han criado no como una hija a quien enseñar el mundo, sino como un elemento de utilidad para sus robos y estafas. Existe un pequeño momento, tan doloroso como divertido, cuando Old Dolio es incapaz de dejar que una masajista la toque. Una escena pequeña pero que quiebra el alma y nos muestra a un personaje hecho trizas y encasquetado en un cuerpo que lucha por seguir adelante.

Miranda July tiene un ojo especial para los personajes extraños y las situaciones enmarañadas, también sabe sacar provecho a pequeños momentos que funcionan como pivotes emocionales en distintos planos dramáticos, como la escena en la que el grupo visita la casa de un anciano que vive sus últimos días en la absoluta soledad. Aunque han llegado ahí a hacerse de todo lo que haya de valor, le conceden al viejo un último deseo. Desde su pieza, quiere escuchar las voces de una familia en un día normal, donde hablan de lo que han hecho en el día, mientras ven televisión y preparan la comida. Robert y Teresa exceden en su capacidad de mostrarse normales. Cariño y buenos deseos dentro de un hogar de una calidez excepcional es lo que los expertos del engaño logran crear a la perfección en cosa de segundos, otorgando a Old Dolio un fugaz y cruel flashazo de todo lo que podría haber tenido.

Kajillionaire se interna en territorios de la familia y sus abusos y negligencias, además de la independencia que tenemos como personas y de buscar y encontrar el verdadero Yo. Mezclando comedia negra, drama y romance, Miranda July nos presenta su mejor película a la fecha y una de las mejores historias de este repelente año 2020.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s