The Capture. La Manipulación de la información.

Alguien te observa. Alguien tiene acceso a tu información. Alguien manipula la información. Puede sonar a conspiparanoico, pero en un mundo sobredigitalizado, repleto de apps de seguimientos y con tecnología de punta no tan inalcanzable, es fácil sentirse observado y comenzar a dudar de todo lo que se dice; de todo lo que te dicen. Y si no están convencidos, pueden ver The Capture y empezar a sentirse nerviosos.

Todo comienza con Shaun Emery (Callum Turner), un soldado inglés sirviendo condena por crímenes de guerra cometidos mientras servía en Afganistán. Su equipo de defensa presenta nueva y reveladora evidencia en video que lo exonera de toda culpa. O eso parece.

Emery es dejado en libertad y  la misma noche de su liberación – después de celebrar con amigos y su grupo de abogados en un pub –  nuevamente es tomado en custodia por la policía, esta vez acusado de asesinar a uno de sus abogadas, Hannah Roberts, quien fue vista por última vez junto a Emery y está documentado por el sistema de cámaras de vigilancia de la ciudad. Y cómo no tenerlo grabado si Londres es la sexta ciudad del mundo con mayor vigilancia de CCTV, estadística que luce aún peor cuando se sabe que las cinco ciudades que la preceden son chinas.

La detective Rachel Carey (Holiday Grainger) toma el caso, lista para demostrar que su paso y éxito por antiterrorismo no fue una casualidad. Pero todo se complica cuando surge la duda acerca del video que inculpa a Emery, pudiendo ser un deepfake, y si esto es así quién tiene los medios para engañar al mismísimo sistema de CCTV de Londres.

Es considerable la sensación de paranoia que se vive durante toda The Capture, recordando a clásicos del género como The Parallax View, Tres días del Cóndor o Enemy of the State, es también una aproximación fresca a un tema ultra manido, que muchas veces promete mucho pero termina por extraviarse. No es el caso de The Capture, que en ocho capítulos crea un mundo que no debe estar tan lejos de la realidad, con todas las implicancias morales que esto conlleva, así como todas las justificaciones que los implicados dan en su accionar.

Rápida, claustrofóbica, excelentemente bien actuada, en especial por Callum Turner en su rol de exsoldado con secretos, miedos y culpas. Una serie que no hay que perderse. Y un bono extra: trabaja el gran Ron Perlman ¿qué más se puede esperar?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s