Murder House por CV Hunt. Terror en Cuotas Pequeñas.

Murder House es el primer libro que leo de la norteamericana C.V. Hunt, y sin duda no será el último. En poco más de 100 páginas y con tres personajes, construye una historia inquietante, directa y feroz.

Ambientada en Detroit, la pareja compuesta por Laura y Brent llegan a alojarse a una dilapidada casa en un barrio a mal traer. En aquel lugar ocurrió en 1975 La Masacre de Hallows’ Eve, donde diez miembros de una familia fueron asesinados de las formas más cruentas. Por supuesto que nadie en su sano juicio querría ir a vivir al lugar donde toda esa gente fue asesinada, pero Brent es escritor (o eso dice y quiere ser) y ha conseguido un contrato para un libro de no ficción acerca de lo ocurrido. Aunque a Laura no le gusta la idea, acepta ir y apoyar en la empresa como pareja abnegada que es; después de todo, están pasando duros momentos económicos y el sacrificio bien vale la pena.

Pero también hay otro motivo.

Laura está absolutamente sola en la vida. Sin familia, ni trabajo, se encuentra en una precaria posición para tomar decisiones sobre su vida. A lo anterior se suma el hecho de que la relación entre ambos viene mal y no pasa mucho tiempo en la nueva casa para que las cosas empeoren a cotas insoportables, en especial desde que en Brent se deja caer un cambio de actitud radical. Nunca la persona más amable, se va volviendo cada vez más errático y violento.

¿Está la casa embrujada? ¿Está tomando el control de sus habitantes? No es fácil decirlo. El relato lo realiza Laura, quien sabemos ha luchado contra la depresión por años y que ha optado por dejar sus medicamentos debido a un tema presupuestario. ¿Son alucinaciones o las luces del sótano se encienden solas? ¿En verdad se oyen voces en el ático? ¿Y qué me dices de ese proyector que aparece de la nada y contiene esa inquietante filmación (¿un saludo a Sinister?)?

Hunt aprovecha cada página de su historia para aumentar el suspenso e internarnos en el universo de este trozo de ciudad que parece abandonada en su totalidad, con excepción hecha por Dan, un educado y particular individuo que lleva el Templo para la Meditación, lugar que queda a sólo una cuadra de donde vive Laura y que, eventualmente, se transformará en su suerte de refugio.

A pesar de su breve duración, Murder House no sólo mantiene en vilo al lector, también aprovecha de tocar temas como enfermedades mentales, pobreza, relaciones personales y aquello tan hermosa como es el tratar de retomar el control de tu vida. Un libro pequeño, una Novella le llaman, ideal para estos días de encierro y paranoia producto de la soledad debido a la cuarentena. Después de leerlo, me di cuenta que en mi casa también se escuchan voces, pero estoy seguro que es sólo mi imaginación. Nada malo puede pasar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s