Space Force. Una Mediocre Aventura Espacial.

No era que esperara demasiado de la nueva serie cómica de Netflix, Space Force. Es cierto que traía de vuelta al dúo conformado por Greg Daniels y Steve Carell, juntos por primera vez desde The Office; pero aunque la idea parecía un buen punto de partida para una sátira política – al menos, todos pensamos que eso sería -, se transformó en un exuberante desperdicio de talento.

Carrel es el general Mark Raind, asignado a la recién creada rama de la fuerza aérea, Space Force. Como segundo a cargo del proyecto está el científico Dr. Adrian Mallory, a cargo del eficiente John Malkovich. Entre ambos se producen los mejores intercambios y es en esta relación donde algo de interés aparece en medio del tedio.

Aunque no es una serie de misterios, Space Force sí plantea una incógnita imposible de descifrar ¿Qué diablos quiere ser? No es una comedia acerca del lugar de trabajo, tampoco un drama familiar y mucho menos la sátira política esperada. Es una serie sin personalidad, que deambula a tropezones entre momentos que intentan ser graciosos con otros que tratan de inyectar humanidad a su protagonista, presentando algunos problemas familiares entre Carrel y su hija de veintipocos, Erin (Diana Silvers). Pero el tono, ¿cuál es? Nunca queda claro, como tampoco su mensaje o razón de existir, más allá de ser un chiste que nació después de que Trump anunciara la creación de la nueva rama de la fuerza aérea. Malas ideas reciben series mediocres.

El desperdicio de talento se va notando a medida que la serie avanza. Personajes que aparecen pero jamás se desarrollan, deambulan como zombies extraídos de una película de Romero. Por nombrar algunos de estos bípedos que transitan sin rumbo definido: el Dr Chan, la capitana Angela Ali, el encargado de relaciones públicas Fuck Tony. ¿quiénes son y porqué están aquí? ¿Son solo personajes de relleno que buscan espacio entre los momentos compartidos por Carell y Malkovich? Al parecer no, porque después de una temporada completa, resulta que el Dr. Chan y la capitana Angela son algo más que desagradables rellenos de tiempo y pasan a tener injerencia. Quién lo diría.

No es fácil desarrollar una serie partiendo de la base de un tweet y un chiste. Menos lo es cuando nadie parece muy interesado en lo que pasa. Después de los primeros dos capítulos, Daniels brilla por su ausencia y parece no existir un showrunner que entregue sentido a todas las ideas que aparecen en pantalla. Aunque en comparación con el volumen total, el capítulo final – firmado por Daniels – demuestra una mejoría, no es suficiente para salvar esta debacle. Es cierto que hay potencial – y sin duda presupuesto – para hacer una segunda temporada, pero mientras nadie decida qué quiere ser Space Force y demuestre real interés en pulir el potencial que se encuentra ahí escondido, bien pueden perderse en el espacio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s